Pasos para identificar a un falso meat lover (o qué no debes hacer en un asador)

Pasos para identificar a un falso meat lover (o qué no debes hacer en un asador)

Es la historia de Joaquín (personaje totalmente ficticio), quien decidió ir a un asador de cortes de carne y se enfrentó a un gran reto: no saber qué responder a la pregunta “¿En qué término quiere su corte?” Acompáñanos a conocerlo.

Un día, Joaquín presumió de ser un meat lover hecho y derecho. Así que decidió que sería una excelente idea llevar a cabo una reunión familiar y hacer gala de sus conocimientos.

Quería además que la reunión no pasara desapercibida (y que fuera especial), después de todo era la primera vez que veía a varios miembros de su familia desde hace mucho tiempo.

Muchos no podían verle por tiempos, otros se excusaban por trabajo y algunos simplemente le daban largas. Hasta que el universo alineó las estrellas y planetas correctos y todos le confirmaron.

Joaquín comparó entre distintos asadores, hasta encontrar el que para él, parecía el mejor restaurante de cortes de carne. Además, estudió muy bien cuáles eran los cortes de carne más finos y ricos que existen para estar preparado.

Al llegar al restaurante, pidió los cortes más caros

Y cometió su primer error en un asador. Ya que al ir a un restaurante de cortes de carne no se debe pensar en lo más ostentoso, sino ver, comparar y decidir entre las diferentes opciones que hay y no limitarse.

Muchas veces en los asadores puedes pedir más de un corte, sobre todo si vas con tu familia, y tener el platillo al centro para compartir para que la experiencia sea mejor.

También omitió las entradas y aperitivos antes de pedir el corte

Lo que representó su segundo error. Le dijo a su familia que el día era especial y debían ir por el corte más fino, y eso obligó a todos a tener que ignorar las entradas sin voltear a ver las opciones que había.

Hay platillos especiales que sirven como preámbulo y las entradas en un asador son perfectas para abrir el apetito. Al omitirlas se quedaron sin poder sentir esa sensación.

👉🏻 Te recomendamos:  Del asador al comal, ¿qué puedes pedir antes de un corte de carne?

Y llegó la pregunta del mesero: “¿en qué término desea su corte?”

Poco y nada hizo Joaquín por ver en qué tipo de término se debe pedir el corte más fino del restaurante.

Joaquín pensó que, como cualquier carne (sea ave o porcino) ésta debía pedirse con el máximo rigor de cocción, es decir, bien cocida, pero con los cortes de carne no es lo mismo.

Una simple pregunta al mesero pudo arreglar esta situación, pues es el encargado de decir qué tipo de cocción es mejor para el corte, además de que es la persona que tiene contacto directo con el chef del restaurante.

Joaquín cometió dos errores claves…

Y al verse como un meat lover, cometió otro error desde el principio: asumir que podía vivir la experiencia completa sin tomar en cuenta aspectos básicos de un verdadero foodie carnívoro.

👉🏻 ¡Ojo! Estos errores sólo aplican cuando una persona aspira a ser un gran foodie dentro del maravilloso mundo de los cortes de carne.

Así que si buscas serlo debes evitar cometer esos errores, sobre todo si juegas el rol de organizador y todos en tu familia confían en ti a la hora de llevarse consigo la mejor experiencia gastronómica de todas.

Y si no buscas ser un Joaquín…

Y vas a un restaurante sólo a pasarla bien y relajarte, pero quieres experimentar lo mejor de lo mejor, ven a restaurante Palominos y despreocupate de todos esos detalles.

Aquí te ayudaremos a elegir los mejores cortes, las entradas perfectas, a lograr un maridaje sabroso, pero sobre todo a hacer que en todos los escenarios posibles, salgas con una sonrisa digna de alguien con el estómago y el paladar contento, rebosante y satisfecho.

Te invitamos a seguir leyendo: 👇🏻

Recuerda que puedes visitarnos en tu sucursal más cercana: en Mexicali, Tijuana, en Punto Sur y Providencia en Guadalajara; en Río Sonora y Kino en Hermosillo o en las dos de la Ciudad de México, en Palmas e Insurgentes. ¡Te esperamos!

Reservaciones