¿Por qué es importante el tipo de corcho para elegir un buen vino?

¿Por qué es importante el tipo de corcho para elegir un buen vino?

Cuando las personas abren una botella de vino en una cena, ocasión especial, para festejar, comer o incluso degustar una o dos copas a solas y en la tranquilidad del hogar, lo que menos piensan es: “¡Oh! Miren, qué calidad de corcho tiene este vino”.

Y la razón es sencilla: para la mayoría –y es entendible– un corcho es una “tapa” simple que da lo mismo a un plástico de cualquier clase; sin embargo, en la industria vinícola, la madera de esa mal llamada “tapa” es tan importante como saber maridar un vino, cuidarlo y aprovecharlo para disfrutar del aroma, sabor y consistencia de la uva.

¿Por qué? Bueno pues dependiendo de la calidad del vino se utiliza un tipo diferente de corcho, es decir, no tiene el mismo propósito un corcho natural que un colmatado o un sintético.

Así que… a continuación te presentamos algunos tipos de corcho –los más importantes– para que la próxima vez que pidas un vino sepas inmediatamente (viendo el corcho) qué calidad tiene ese vino que ha llegado a tu mesa.

1. El natural

El más común –y que puede hallarse en vinos de crianza, productos de alta gama: Icon y Premium, y en todos aquellos vinos que requieran envejecimiento en botella.

Obviamente cuando veas este corcho te resultaá más fácil identificar un vino de buena calidad y que lleva en guarda mucho tiempo, pues este corcho facilita que esa calidad superior pueda conservarse y llegue a tu mesa –o a cualquier lugar– con el mejor aroma y sabor posible.

¿Sabías qué? 👉🏻 Éste –y la mayoría de los corchos– se crean a partir de la corteza de alcornoque, un árbol mediterráneo que debe tener al menos 45 años de edad para ser utilizado en la fabricación de corchos.

2. Colmatado 

Estos también son naturales –sacados de la corteza de alcornoque–, pero se les agrega colmato, el cual sirve para que el corcho tenga una mejor apariencia al mismo tiempo que no pierda su rendimiento y características.

Hay tres tipos: el primero sirve para vinos de crianza, el segundo para vinos de guarda media o sin crianza y el tercero para tintos jóvenes.

¿Qué tipo de vinos puedes identificar? Aunque se usa para tres tipos, casi siempre se destina para los vinos jóvenes de consumo inmediato y que no requieren envejecimiento en botella.

3. Aglomerado

Como su nombre lo indica, este corcho se hace a base de resinas que ayudan a compactar el material, es decir, está hecho a partir de los restos de un corcho natural.

Por ello, no puede conservar vinos de crianza y es destinado para aquellos tintos jóvenes e incluso para aquellos que deben ser consumidos en menos de 12 meses, es decir, está destinado a vinos de bajo precio y alta rotación.

Ahora que sabes un poco de los corchos y su importancia en las botella –y en general para las bebidas–, es momento de que compruebes tus conocimientos y vengas a Restaurante Palominos a ver o preguntar qué tipo de corchos tenemos: así te podrás dar cuenta de la calidad de nuestros vinos.

Aunque si no eres tan apasionado de los vinos también te recomendamos los tragos más deseados de Palominos, y te invitamos a aprovechar algunas de nuestras promociones que este mes llenarán nuestra mixología de encanto y sabor.

¡Te esperamos!

Conoce nuestro menú de bebidas